sábado, 2 de mayo de 2015

Alphabet. Cuestionando el modelo educativo y social

Alphabet, un documental del reconocido realizador austriaco Erwin Wagenhofer que, entre otras cosas, denuncia cómo el modelo educativo estándar destruye el poder de la imaginación.

¿Qué está pasando con la escuela? Los colegios ignoran las necesidades reales de los niños. El currículo se basa en conceptos del mundo de los adultos. 

Alphabet nos plantea interrogantes:
  • ¿Cuáles son los modelos educativos y las escalas de valores que se impulsan desde estos centros? 
  • ¿El desastre global es el efecto secundario de una educación anticuada en su enfoque y actitudes? 
  • ¿Cómo podemos resolver los problemas del mañana con soluciones heredadas del ayer?
Alphabet (2013), es de lejos, la película más radical de Erwin Wagenhofer. Completa la trilogía y retomando los temas de las dos películas anteriores:


En ningún otro ámbito, estos hechos son tan evidentes como en el sistema educativo hegemónico, en el que las mejores oportunidades y los mayores talentos son erradicados mediante métodos inadecuados basados en la aplicación de moldes estandarizados.

En lugar de la estandarización y la supuesta utilidad económica, la creatividad, la diversidad y la sostenibilidad deberían ser el núcleo curricular de las nuevas instituciones educativas destinadas a favorecer el desarrollo del potencial individual y el bienestar colectivo.

Erwin Wagenhofer, no sólo cuestiona el modelo educativo. Va más allá. Cuestiona un modelo social y económico que nos lleva al desastre.

Nuestro sistema económico y social cada vez más está siendo cuestionada por los desarrollos críticos y una respuesta no está a la vista. La política y los económicamente poderosos fueron entrenados en su mayor parte a los mejores colegios y universidades. 

Con una claridad aterradora es claro ahora que las fronteras del pensamiento eran demasiado estrechas desde la infancia. No importa qué escuela que visitemos, nos movemos en los patrones de pensamiento que vienen de los primeros días de la industrialización, cuando se trataba de formar a las personas a que funcionen adecuadamente como mano de obra. Los contenidos del curso, ya han cambiado significativamente, y la escuela no es un lugar de ejercicios autoritarios más. Pero la fijación de normas estandarizadas siguen dominando las lecciones más que nunca.

El enfoque unilateral en los objetivos de aprendizaje tecnocráticos y la reproducción impecable de contenidos y conocimiento aislados marchitan la juguetona creatividad que podría ayudarnos a mirar sin miedo al fracaso y encontrar nuevas soluciones.

Erwin Wagenhofer entiende la "Educación" de una manera mucho más amplia y más radical de lo que se hace normalmente. Casi todos los debates educativos se acortan al propagarse en un ambiente de competitividad sobre el tipo de escuela, en la que los estudiantes proporcionen el mejor rendimiento. Wagenhofer busca las formas de pensamiento que se encuentran detrás de estos planteamientos.

Lo que aprendemos da forma a nuestro stock de conocimientos, sino que aprendemos a dar forma a nuestro pensamiento.




Publicar un comentario en la entrada