domingo, 4 de septiembre de 2016

16 sencillos consejos para empezar a vivir con menos plásticos

El mar (como tantos entornos) sufre una continua y alta contaminación y degradación debido a la mano del hombre. No somos conscientes que todo lo que "regalamos" al mar, nos regresa en forma de enfermedades a través de la cadena alimenticia.


Por ello, no dejan de ser importantes gotas en el océano, labores como la desarrollada por la profesora Miriam Leirós (@MiriamLeiros) en su proyecto PLASTICOFF, que aún sirve de referencia para el trabajo medioambiental en el aula.

Greempeace ha lanzado una campaña para recoger firmas pidiendo unos océanos libres de plásticos que puede servir también de punto de partida para su trabajo en el aula y para desarrollar campañas de concienciación contra la contaminación por plásticos y que persigue:
  • Eliminar el abandono de envases y garantizar su correcto reciclado mediante la implementación de sistemas de retorno de envases.
  • Prohibir la fabricación y el uso de microesferas de plástico.
  • Establecer las medidas necesarias para implantar la Directiva Europea sobre las bolsas de plástico de un solo uso para noviembre de 2016.
  • Fomentar medidas basadas en la economía circular, que apuesten por la reutilización de la materia prima y nuevos materiales con menor impacto ambiental.
Para desarrollar esta conciencia medioambiental en el uso de plásticos, Greenpeace nos facilita estos 

16 consejos sencillos para empezar a vivir con menos plásticos:

  1. Cambia las bolsas de plástico por otras reutilizables, carros o cestas.
  2. NO uses vasos, platos y cubiertos de plástico cuando estés fuera de casa.
  3. Es mejor llevar tus propios utensilios. Si compras comida o bebida para llevar pide que no te la den envuelta en plásticos o lleva tus propios recipientes y botellas reutilizables.
  4. Existen una gran variedad de pajitas de acero y otros materiales en internet, lleva una siempre contigo y no uses las de plástico
  5. Compra tu comida a granel y evita los embalajes. Lleva tus propios recipientes a la tienda. Comprar a granel es más barato, te permite elegir la cantidad que necesitas y además la calidad será mejor.
  6. Almacenar y/o calentar comida en los tapers de plástico de toda la vida puede estar envenenándote ya que al calentar el plástico se liberan sustancias tóxicas. Cámbialos por los de acero inoxidable o vidrio.
  7. Evita el uso de cosméticos que tengan en su composición microesferas de plástico: polietileno (PE), polipropileno (PP) y/o nylon. Normalmente se encuentran en productos exfoliantes. En su lugar, elige cosméticos con componentes como arcilla, cáscaras de frutos secos o semillas. Como es muy posible que ya hagas algunas de estas cosas (¡o todas!), aquí hay más consejos para un poco más de compromiso en el abandono de los plásticos. Consejos TOP: 
  8. Bebe agua del grifo, no agua embotellada. Si el agua de tu zona no es buena, puedes usar un filtro, es una pequeña inversión que te ahorrará una fortuna al año y que además es más sano.
  9. Los envases tipo “brik”, especialmente los que tienen tapones de plástico, tienen el interior recubierto de polietileno que está directamente en contacto con la bebida, intenta conseguir leche fresca en recipientes retornables.
  10. Es mejor no comer comida enlatada, el interior de estas latas de metal tiene un recubrimiento plástico que puede contener bisfenol A u otros disruptores endocrinos.
  11. Reduce la exposición de tu bebé al plástico, no uses biberones de plástico. 
  12. Evita también los juguetes de plástico, especialmente los blandos y de fuerte olor.
  13. Di NO a las maquinillas de afeitar desechables. Cámbialas por una maquinilla eléctrica o bien de metal con cuchillas sustituibles (las de toda la vida.) Además, al igual que con otros productos, ahorrarás mucho dinero.
  14. Aunque no es fácil, intenta conseguir productos de higiene y cuidado personal que no estén envasados en plásticos y que no contengan microplásticos en su composición, protegerás tu salud. Que sean naturales y más sanos. También hay cepillos de dientes eléctricos o de madera y dentífrico en pastillas.
  15. Evita los productos de limpieza envasados en plástico. El bicarbonato, vinagre, jabón, aceites esenciales, entre otros, que se han usado toda la vida para limpiar y hacer la colada, son la mejor forma de mantener nuestra casa y ropa limpias sin dañarnos a nosotros o al medio ambiente.
  16. Con los mecheros de metal rellenables, ahorrarás bastante dinero y además ¡son más bonitos!

Si es imposible reducir más tu consumo de plástico, recuerda reutilizar esos productos en la medida de lo posible y, en último caso, tirarlos al contenedor correspondiente.

Por último, súmate a todos los que ya han firmado para pedirle al Gobierno español que proteja el medio ambiente y, en especial, los océanos de los plásticos.
Publicar un comentario en la entrada