domingo, 20 de septiembre de 2015

No puedo sentir otra cosa:

Agradecimiento.

No suelo escribir estas cosas aquí, pero no puedo sentir otra cosa que agradecimiento.

¡Decían que la red era fría! !Falsa!

Puede serlo. Incluso cruel en ocasiones.

Pero también lo contrario.

Los tropiezos en mi vida me han hecho crecer.

Suerte de haber tropezado con tantos de ustedes, amigos.

Efecto búmeran, ubuntu.

No tiene precio, aunque sí mucho valor.

Gracias, amigos y amigas.

¡A tantas y a tantos!



Publicar un comentario en la entrada