martes, 10 de agosto de 2010

CÁPSULAS DEL TIEMPO. JULÍAN GALLO en TED Río de La Plata

Me gustó especialmente la idea de escribir una carta a los padres y abrirla al cabo de 10 años. También se podría incluir una carta de los profesores a los alumnos y y viceversa. Sería una manera de mantener el sentimiento hacia su centro, unir a la comunidad escolar en una actividad conjunta y reunirse transcurridos los años para recibirlas y que los que voluntariamente quisieran, pudieran leer sus cartas o que se las lean.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando mi hija cumplió 1 año, le escribí una carta donde le contaba ciertas cosas y la uní a un diario de sus primeros años.
Papel y lápiz suelen ser mejores aliados que la memoria.
La idea era dársela cuando tuviese edad de "comprender".
Quizás podría entenderse como una especie de "cápsula del tiempo".

En cualquier caso, una idea peculiar lo de escoger y "preservar" trozos de tiempo para recuperarlos en un tiempo futuro ¿no?
Imagino que lo que importa es el motivo-intención con el que lo haces.

¿Sabíais que existen pruebas de cápsulas que datan de los primeros asentamientos humanos en Mesopotamia?

Un saludo.
Yolanda.

JJ dijo...

Desde luego que puede considerarse una cápsula del tiempo. Esa es la razón de ser de alguno de mis blogs. Gracias Yolanda por tu comentario y valiosas aportaciones como siempre.
Un saludo