viernes, 31 de diciembre de 2010

El novelista que dejó de reconocer las letras

Interesante post de Fogonazos que he podido conocer gracias a su post Los mejores fogonazos de 2010

2 comentarios:

Conchita dijo...

Me ha inquietado esta entrada porque yo tengo planeado cuando me jubile (¡cuán largo me lo fiáis, Zapatero) leerme toda "la biblioteca de Alejandría", es decir, todo lo que no puedo leer ahora por falta de tiempo (o por uso excesivo del ordenador, ejem!).
Si me pasa algo así, no quiero ni imaginar qué iba a ser de mí. Aunque el artículo es esperanzador ya que otras partes del cerebro asumen la tarea, he pensado ponerme a leer YA por si las moscas.
Mira, este es un buen argumento para mis Blogmaníacos, ¡leed ya por si luego no reconocéis las letras!
Gracias, como siempre, por darme argumentos sin que los pida.
Saludos.

JJ dijo...

La verdad es que me pareció curios la historia. Has leído "La fórmula preferida del profesor" de OGAWA, YOKO?
Un saludo