viernes, 2 de enero de 2015

Manrais están en tus manos. Videojuego sobre Derechos Humanos

Manrais están en tus manos es vídeo-juego dirigido a niños y niñas de 10 a 14 años, a través del cual irán conociendo algunos artículos, quizá los más cercanos a su realidad cotidiana, de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El protagonista acaba de terminar primaria y se dispone a elegir su nuevo instituto. Se interesa por el Instituto Fernando Buesa y cuando accede a su página web le llega un mensaje que impacta y le habla de los derechos humanos. Además, lleva una firma inquietante La firma de la Sociedad Secreta Manrais. 

La aventura continua creando al protagonista de una forma personalizada. El protagonista se sitúa en una escena que nos presenta un conflicto relacionado con los derechos humanos.

El objetivo del protagonista es resolver ese conflicto mediante el uso de objetos y diálogos con los demás personajes. De esta manera, cuando más dialogante y amigable se muestre, más informaciones especiales obtendrá. 
  1. Crea tu avatar
  2. Sumérgete en la vida del Instituto Fernando Buesa
  3. Conviértete en un auténtico Manraiser
Se trata de colaborar con la escuela y las familias de una forma operativa en la transmisión de valores, apoyados en la declaración Universal de los Derechos Humanos. 

Se propone una aventura a través de un vídeo-juego, que en su aspecto técnico se asemeja a los que habitualmente tienen a su alcance, en la que prima el acercamiento, a través de su planteamiento lúdico y en la que, de esa manera, jugando, conocerán qué derechos son inalienables con el ser humano. La necesidad de preservar nuestra libertad, defender la justicia, actuar con respeto y solidaridad, son planteadas a los niños y niñas desde la cercanía, con conflictos posibles de vivir por ellos, pero también desde la confortabilidad del entorno virtual, mediante una vivencia vicaria.

Esta actividad tiene una característica un tanto inusual, al menos en muchas producciones informáticas dirigidas a este mundo. Está pensada para actuar de forma progresiva, desde la colaboración. El jugador o la jugadora progresan en el juego no sólo en la medida en que superan de forma positiva los conflictos, sino también en la medida en que encuentran amigos para abordar de forma colaborativa una nueva situación.

Representa por lo tanto, una oportunidad de tejer una red social articulada precisamente en la defensa activa y comprometida de los valores recogidos en la Declaración Universal.

Confiamos que este vídeo-juego pueda ser utilizado en centros educativos así como en el ámbito familiar, y que sirva como una herramienta didáctica, tanto para el profesorado como para los padres y madres, para profundizar en el conocimiento y la reflexión sobre los derechos fundamentales de los seres humanos.




Publicar un comentario en la entrada