miércoles, 24 de octubre de 2018

Por favor enciendan sus celulares, la clase empieza. por Francesc Pedró @FrancescPedroED en TEDxPuraVidaED




Por favor enciendan sus celulares, la clase empieza. por Francesc Pedró @FrancescPedroED en TEDxPuraVidaED.

Francesc Pedró nos habla de la manera en la que los dispositivos móviles forman parte de la vida de los estudiantes. Esta tecnología ha irrumpido en la vida de nuestros jóvenes (y ya no tan jóvenes). Viven casi permanentemente conectados, menos en el aula. Las aulas, se convierten, por tanto, en una anormalidad en sus vidas.

Francesc Pedró cita un experimento en el que se pidió a un grupo de estudiantes que vieran una lección en vídeo, tomaran notas, para luego pasar un pequeño ejercicio. A un tercio de esos estudiantes se les autorizó a que usaran sus dispositivos móviles durante la clase sin restricciones. A otro tercio, se le autorizó igualmente el uso de los móviles con la condición de que la actividad que tuvieran con ellos estuviera directamente relacionada con el contenido de la lección. Al último tercio, no se le permitió ningún acceso a su teléfono. 

Los resultados demostraron que apenas hubo diferencia entre los que no tuvieron acceso sus dispositivos móviles y los que lo utilizaron solo para actividades relacionadas con el contenido impartido, mientras que los que lo usaron libremente obtuvieron bastante peores resultados.

Solo este hecho, hace que debamos utilizar esta tecnología en los centros educativos. Básicamente por dos razones. La primera, no podemos educar para un mundo del pasado poniendo puertas al campo y presentar aulas alejadas no ya del mundo futuro, sino incluso del actual. Sería una anomalía en sus vidas. La segunda, tal y como comprobamos a través de ese estudio, los alumnos que no fueron educados en un buen uso de los dispositivos móviles, obtuvieron unos resultado bastante peores. Probablemente, como sucede en tantos aspectos, para muchos alumnos, los centros educativos son los únicos lugares en los que se les puede formar en un buen uso de los dispositivos móviles y no podemos ni debemos perder esa oportunidad.

Por otra parte, el creciente miedo de los docentes a los peligros del uso de los móviles, genera rechazo a su uso en el aula. La prohibición de su uso, no solo no garantiza sus malos usos, sino que probablemente los incrementa al no existir formación en ese sentido. Un alumno que conoce los buenos usos, discrimina los malos, es capaz de gestionar su uso responsable porque ha sido formado en ello, tendrá menor propensión a emplearlo de maneras no adecuadas.

Prohibir nunca ha educado y, además, no garantiza que no se haga un mal uso de esos dispositivos. 

Para finalizar, Francesc Pedró, nos  muestra tres ejemplos de docentes que sacan partido a esos dispositivos y realizan actividades que de otra manera no serían posibles.

Me gustaría conocer la opinión del Sr. Francesc Pedró en relación a la reciente prohibición de los móviles en los institutos franceses.

En fin, una interesante propuesta de reflexión que nos propone Francesc Pedró y que entiendo muy necesaria en los actuales tiempos de tentativas punitivas.





Publicar un comentario