miércoles, 16 de marzo de 2011

LOS IMPERDIBLES DE LA LENGUA 2.0


Desde que comencé a dar vueltas por la red en temas relacionados con la educación y la costumbre de surtir de material a mis compañeros de instituto y otros compañeros, siempre eché de menos en encontrar materiales, ideas y propuestas de Lengua y Literatura que avanzasen en la web 2.0. Llevo un tiempo en el que me voy encontrando propuestas y planteamientos muy creativos y que suponen avances en este concepto de la web 2.0 aplicada a la educación. En este sentido, el blog El Timbre del Recreo, creado por Estrella (Estrella López on Twitter) es uno de esos lugares imperdibles para adentrarnos en la red en el área de Lengua y Literatura de una manera más cercana a los alumnos, al mundo actual en el que vivimos y a un uso creativo y productivo de web. Baste como un simple ejemplo su último post, Figuras retóricas. Talleres para una escuela que enseña a pensar. Aprovecho aquí para dejar otro ejemplo de otra de las profesionales que tanto han aportado (Isabel Fernández) y que incluye Estrella en su post. Otro de los blogs imperdibles de Lengua y Literatura es Lenguetazos Literarios de Silvia González Goñi, @silviagongo

4 comentarios:

Unknown dijo...

Gracias por la referencia, ¡es todo un honor ser un imperdible! Me gusta poder devolver algo de lo mucho que aprendo en este blog. ¡Un besazo!

Jesús Hernández dijo...

Gracias Silvia por tus amables palabras.
Me gustan los imperdibles, me suenan a los invencibles de la Lengua. De verdad, lo he comentado mucho con mis compañeras de Lengua. Fue una grata sorpresa comenzar a descubrir blogs como los de ustedes, pues había necesidad de ellos para una lengua más creativa, más "usable" y menos "teórica-repetitiva".
Un abrazo y toda mi admiración para el trabajo que realzan.

Unknown dijo...

Imperdonable sería no agradecer tu mención.
Pero todo es perdible los imperdibles son un mito, una leyenda urbana...
Un beso grande y gracias por todas tus aportaciones :)

Jesús Hernández dijo...

Seguimos con los im-
Imprescindible no hay nadie.
Importantes muchos.
Algunos imperdibles se usan para no perderlos.
Aún así, pueden perderse, pero hay que cuidarlos para no impacientarnos sin encontrar ímprobos trabajos que nos permitan deleitarnos y aprender.
Gracias, Estrella, por tu aportación.
Un abrazo