sábado, 3 de noviembre de 2012

LOE-LOMCE. Una vuelta de tuerca en la destrucción de la Educación como un Derecho Fundamental. Hacia la Educación Negocio-Privilegio.


Como tantas veces, me enrolla en la reflexión y los comentarios y me ha hecho realizar el presente post.

Triste realidad económica, que no educativa en la que nos encontramos y a la que nos abocan, pero que no acabará ni cumpliendo sus pretendidos objetivos, pues empobrecerá a un país que lentamente se iba recuperando de un pasado de difícil acceso a la educación con grandes bolsas de incultura e inexistente formación en el que pocas personas accedían a la enseñanza, cuyo marco no comenzó a ser general hasta 1970 y en el que muy pocas personas, porcentualmente hablando, pasaban de estudios primarios. 

Pretenden volver a esa época, en la que la educación no sólo era un privilegio, sino que los resultados eran aparentemente mejores pues eran pocos los que accedían a una enseñanza secundaria.

Por eso, muchas de las comparaciones e idealizaciones del y con el pasado franquista educativo son falsas.

En realidad, los jóvenes actuales (los cuales no pueden ser englobados en un mismo saco) son los mejor preparados de la historia de este país. Los que son mejores, lo son en comparación, preparación y cualificación con los que lo eran en otras generaciones y los que resultan actualmente peores, también lo son, porque, como hemos dicho, venimos de un pasado no tan lejano en términos de la evolución de un país, en el que pocos obtenían estudios primarios y menos aún, secundarios.

Son los estudiantes de esa época y los no estudiantes, los que ejercen de padres, madres y familias de los chicos actuales, los que comparten la labor educativa y formativa de los jóvenes actuales con el profesorado, las instituciones y los medios de comunicación masiva, lo cual nos genera un marco que, en muchas ocasiones, pesa como una losa y del que no nos podemos abstraer, sino tratar de mejorar en la medida de lo posible.

Para ser justos, a este cóctel histórico  que como país hemos ido preparando, habría que añadirle la educación consumista, que no para un consumo responsable, que han llevado a cabo los medios de comunicación masiva, deformadores natos y que han adquirido un papel fundamental en la "educación" de nuestros jóvenes actuales como consumidores (que es lo único que les interesa).

En fin, que el futuro, viaje al pasado que nos depara esta LOMCE (2012) (Ley Wert), no servirá para cumplir sus pretendidos objetivos. Únicamente contribuirá a convertir la educación en un privilegio, a devaluar el valor general de este país y a conseguir su principales fines, que no son otros que el desmantelamiento de la Educación Pública como un Derecho Fundamental y establecer la educación como un negocio para los que lo puedan disfrutar y que seguirá pagando el Estado (o sea, todos nosotros) pero ahora para enriquecer a unos cuantos.

Aunque los preámbulos de ambas leyes parecen decir lo mismo, no en vano responden a la misma "cultura-falacia" neoliberal (el liberalismo no existe, sólo es una ley del embudo cuya parte más estrecha aplican al 99% de la población, mientras que papá estado se ocupa de la Banca) en realidad, es una vuelta de tuerca, aprovechando la coyuntura de la crisis, para llevarnos a sus postulados máximos de privatización, desmantelamiento de la Educación Pública de Calidad como un Derecho Fundamental y comprensión de la educación como un negocio excluyente.

Este es el post que motivó este comentario:

Diferencias entre la LOE y la LOMCE

A ver si encuentras la diferencia... ...entre el Preámbulo de la LOE (2006), y el Primer párrafo del Anteproyecto de la LOMCE (2012) (Ley Wert): 
 Preámbulo de la LOE (2006): “Las sociedades actuales conceden gran importancia a la educación que reciben sus jóvenes, en la convicción de que de ella dependen tanto el bienestar individual como el colectivo. La educación es el medio más adecuado para construir su personalidad, desarrollar al máximo sus capacidades, conformar su propia identidad personal y configurar su comprensión de la realidad, integrando la dimensión cognoscitiva, la afectiva y la axiológica. Para la sociedad, la educación es el medio de transmitir y, al mismo tiempo, de renovar la cultura y el acervo de conocimientos y valores que la sustentan, de extraer las máximas posibilidades de sus fuentes de riqueza, de fomentar la convivencia democrática y el respeto a las diferencias individuales, de promover la solidaridad y evitar la ddiscriminación, con el objetivo fundamental de lograr la necesaria cohesión social. Además, la educación es el medio más adecuado para garantizar el ejercicio de la ciudadanía democrática, responsable, libre y crítica, que resulta indispensable para la constitución de sociedades avanzadas, dinámicas y justas. Por ese motivo, una buena educación es la mayor riqueza y el principal recurso de un país y de sus ciudadanos.” 

Primer párrafo del Anteproyecto de la LOMCE (2012) (Ley Wert): “La educación es el motor que promueve la competitividad de la economía y las cotas de prosperidad de un país; su nivel educativo determina su capacidad de competir con éxito en la arena internacional y de afrontar los desafíos que se planteen en el futuro. Mejorar el nivel de los ciudadanos en el ámbito educativo supone abrirles las puertas a puestos de trabajo de alta cualificación, lo que representa una apuesta por el crecimiento económico y por conseguir ventajas competitivas en el mercado global.”
¿Encuentras alguna diferencia? Pues eso.

5 comentarios:

Ana Municio dijo...

Querido amigo,
Si encuentro la diferencia y me llena de pesar. Yo fui formada como profesora en el marco de la LOGSE cuya filosófica educativa ha sido una de las más utópicas y maravillosas que ha habido en este país. Duro poco, no dio tiempo a comprobar si era posible educar en ese marco educativo con éxito pues pocas generaciones se hicieron su enseñanza obligatoria entera bajo esa ley, y sobre todo no dieron tiempo al profesorado para asimilr los cambios que suponía en su metodología de trabajo. Tanto cambió de ley sucesivos y in tiempo para que cada una de ellas cimentemos han provocado en la mayoría del prospfesorado un desaliento que les ha llevado a ignorar lo que se pone en los despachos en papeles que se lleva el viento al cabo de cuatro daños y seguir hiñendo a su manera tradicional como sí nada, al fin y al cabo es que lo que dominan.
La Eduacion por competencias fue otro soplo de esperanza para el cambio métodologico. Recuerdo el curso de forman sobre competencias básicas que nos dieron en el colegio, y la emoción con la que salí ese martes de allí. Pr fin habían decretado algo que podría hacer evolucionar la educación, que supondría si o si un cambio en la forma de enseñar.
Me eduque en la LOGSE como maestra y lo adopte como ideal, sigo buscando la forma de contagiar la ilusión del aprendizaje significativo, la justicia de la evaluación individualizada (me ha encantado la viñeta con la que acompañas el texto) y la flexibilidad de currículum. Sigo apostando por el uso de las Tic como herramienta par lograr este tipo de aprendizaje e impulsar la creatividad de nuestro alumnos y enseñarles a comunicarse adecuadamente.
Por eso, propongo que hagamos como los demás profesores, sigamos trabajando lo mejor que sabemos, porque como no hay un pacto por la educación seguirán cambiando las leyes a mejor y a peor. Y nosotros seguiremos en el ojo del huracán, al lado de los chicos que no tienen la culpa de nuestro planten político.
Gracias por tus post ue demuestran ue somos muchos los que creemos en una educación que no se base en la competitividad.

Jesús Hernández dijo...

Comparto tus palabras, quetida amiga. Para mí tienen más valor viniendo de ti. Pienso igualmente que la LOGSE no era una mala ley, que supuso un avance. Quizás no fue tan buena su aplicaciòn por diferentes causas y no se le dio tiempo. Tienes razón cuando dices que por encima de leyes, debemos tratar de seguir haciéndolo lo mejor que podamos y aprendiendo. Es más necesario que nunca.
Un abrazo

Profe quemado de tanta reforma dijo...

Llevo dando clase en un instituto de enseñanza secundaria desde 1998, y lo que he visto es que cada vez está peor la enseñanza: comportamientos antisociales de los alumnos, pérdida de tiempo tratando de socializar con el "siéntate, cállate, deja escuchar a los compañeros, etc".
Cada vez explico menos materia, no se puede usar la memoria, sino que debe "descubrir" los contenidos, "aprendizajes significativos". Muchas chorradas escritas en papel mojado, por personas que no están dentro del aula. Desde la teoría todo es maravilloso.
Digo yo, ¿por qué no se consulta a profesionales que sí trabajan en el aula?

Jesús Hernández dijo...

Estimado compañero:

Tienes razón cuando dices que no se consulta a los profesionales de la educación, más concretamente a los que desempeñan su labor en el interior de las aulas, a los que les gusta su trabajo a pesar de las dificultades, a los que no se aprovechan de alguna bonita presentación para medrar y abandonarlas no por hacer otra labor sino por huir de ellas. Si se les escuchara, al menos, a buen seguro que las cosas irían mejor.

Siento diferir en tu impresión sobre la enseñanza, aunque en buena medida tienes razón. Y no lo hago por encontrarme en un centro bien posicionado. Al contrario, mi centro se encuentra en un enclave que ya presentaba problemas bastante antes de la crisis. Incluso llegamos a pasarlo mal. Producto de las reflexiones que hicimos en esos momentos, la situación no ha parado de mejorar y la conflictividad es casi inexistente (siempre hay problemillas). La implicación de los profesores como personas, el transmitir respeto por los alumnos aunque en ocasiones no lo merecieran y la suma de muchas pequeñas acciones individuales y colectivas han ido transformando el panorama. Para serte sincero, dista mucho de lo que aún querríamos, pero no en vano, el nivel medio de estudios de nuestras familias no es muy alto y eso, se quiera o no, afecta aunque tratemos de mejorarlo.

También faltaría a la verdad, si te dijera que no he tenido momentos en los qu eme he sentido más o menos quemado, con una losa que se me venía encima. Pero, precisamente por eso, huyo de refugiarme en el queme, porque lejos de resolverme nada, empeora la situación.

Creo que lo único que nos puede hacer avanzar, paso a paso, eso sí, es el grano a grano diario que aportemos entre todos en la tranformación de la sociedad, la enseñanza y en la construcción de un mundo mejor y más jsuto.

Creo firmemente en ello, aunque desfallezca en momentos y creo, también, que en estos momentos de retroceso social, es más necesario que nunca.

Gracias por tus palabras por haber aportado con tu comentario algo de luz a este post.

Un saludo

conchita dijo...

Estimado profe quemado de tanta reforma:
Compañero; entiendo muy bien tu sentir porque yo también llevo muchos años trabajando en la enseñanza y, a veces sé que uno se siente cansado y con ganas de tirar la toalla. Encima si nos vienen con leyes, reformas, decretos...
Yo he encontrado algunas soluciones que comparto contigo:
La primera es no tomar las acciones de los alumnos como una ofensa personal. Normalmente ellos no hacen lo que hacen por fastidiarnos, simplemente están aburridos, tienen un mal día o un entorno familiar y social no tan deseable como querríamos para ellos.
La segunda es procurar ir con ilusión cada día al trabajo, y te aseguro que eso no se consigue haciendo siempre las mismas cosas año tras año. ¡Nadie se merece eso, ni nosotros, ni mucho menos nuestros alumnos! Por lo tanto, innovar es algo altamente recomendable para la salud mental de todos. Con TIC o sin TIC, eso ya allá cada cual.
La tercera y última es rodearse de profesionales con proyectos educativos similares al nuestro y trabajar colaborativamente con ellos. ¡Es muy liberador no ser un profesor kamikaze! ¡Si te tienes que estrellar, es mejor hacerlo acompañado!
Esta última solución a veces no la encontramos en nuestro centro, pero siempre hay alternativas. Yo tuve suerte, la encontré en este mismo blog, en la persona que lo dinamiza. De ahí llegaron otras muchas que conforman ahora mi "claustro ideal".
Y en eso estoy, luchando por la enseñanza pública y por mi dignidad y la de mis alumnos.

¡No te desanimes y recibe un fuerte abrazo!
Conchita/tutora de "Blogmaníacos".