viernes, 22 de noviembre de 2013

Raspberry Pi. Un ordenador educativo por muchas razones

El Raspberry Pi es un ordenador de tamaño de una tarjeta de crédito que se conecta a una pantalla y un teclado. Es un pequeño ordenador que puede ser utilizado para muchas de las cosas que un PC de escritorio realiza, como hojas de cálculo, procesadores de texto y juegos. También reproduce vídeo de alta definición. 

Es un ordenador completo de código abierto, con la excepción de que no incluye el cable de alimentación, la caja ni el disco duro, para el que se utiliza una tarjeta de memoria SD. Otros periféricos como el teclado, el ratón o el receptor wifi pueden conectarse vía USB. También se precisa de un monitor, como es lógico.

Raspberry Pi es un nuevo horizonte para el bricolaje digital, con potencial para cambiar la forma en la que nos relacionamos con la electrónica de consumo. 

Se diferencia de un viejo ordenador en que Raspberry Pi no es tecnología obsoleta y cuenta conu na floreciente comunidad de desarrolladores, siempre dispuesta a compartir paso a paso las nuevas características que van encontrándole a la placa.



Si lo que te echa para atrás es el montaje, hay proyectos que están construyendo este tipo de sistemas de modo semi-profesional, como Picade, que lo ofrece con pantallas de 8 y 12 pulgadas, montadas y con un potente equipo de altavoces, por poco más de 100 euros.

Consta de una placa base sobre la que se monta un procesador, un chip gráfico y memoria RAM. Fue lanzado en 2006 por la Fundación Raspberry Pi con el objeto de estimular la enseñanza de informática en las escuelas de todo el mundo.

El modelo A tendrá un costo de $ 25 y el modelo B de $ 35, más impuestos locales y cargos de envío.

El modelo A tiene 256 MB de RAM, un puerto USB y no Ethernet (conexión de red). Modelo B tiene 512 MB de RAM, 2 puertos USB y un puerto Ethernet.

Las capacidades gráficas son más o menos equivalentes a Xbox 1 nivel de rendimiento. En general, el rendimiento real es algo así como un 300 MHz Pentium 2, sólo que con gráficos mucho más elegantes.

Admite el sonido a través de HDMI

Por defecto, apoya a Python como el lenguaje educativo. También apoya a Java, que es uno de los idiomas que se utilizan con más frecuencia en la educación superior. También se pueden instalarotros sistemas operativos, la mayoría basados en el kernelde Linux. Algunos de los más conocidos son Android, Firefox OS, Raspbian, OpenWebOS o Unix. Además, se pueden cargar interfaces gráficas similares a Windows, de modo que la curva de aprendizaje del sistema no es demasiado pronunciada.

Se necesita un dispositivo wifi y descargar el software de XMBC. En pocos minutos podrás disfrutar de cualquier contenido multimedia en la pantalla grande del salón sin necesidad de cables. Es suficiente con sincronizar los contenidos del disco duro del ordenador con el Raspi y él se encargará del resto.

Otra de las virtudes de la placa es la versatilidad. Igual permite dotar a un bar de un servicio de cócteles automatizado como a cualquier usuario manejar con el mando de la videoconsola el célebre robot de limpieza Roomba. Es más, el creador de Roomba, al ver el vídeo superior, quedó tan conmocionado que decidió escribir una carta a la Raspberry Foundation en la que indicaba que su próximo robot funcionará sin lugar a dudas con la placa británica.

Fuentes:





Publicar un comentario en la entrada