sábado, 21 de septiembre de 2013

De hija del hampa a profesora ejemplar

Los alumnos necesitan una red de apoyo, un grupo de personas que les ayuden a asegurarse de que no van a ser víctimas de sus propias circunstancias, que les van a empujar más allá de lo que piensan que pueden hacer. Necesitan profesores en el aula todos los días que les digan: "puedes superar eso".

Algunos profesores reducen o simplifican todo a estudiar o no estudiar (en el fondo al más puro estilo Wert) o a que las familias se ocupen (cuando tantas veces no existen o sería mejor que no existiesen en algunos casos).

El sistema (no este sistema que cada vez lo hace más, sino al que aspiramos), no puede abandonar a los niños y jóvenes a sus circunstancias, como si fuesen un elemento determinista e infranqueable.

Pearl Arredondo creció en el Este de Los Ángeles como hija de un célebre pandillero quien pasaba sus días entrando y saliendo de la cárcel. 

Muchos profesores la descartaron pensando que tenía problemas con la autoridad. 

Ahora que ella misma es profesora, está creando un tipo diferente de escuela y les cuenta a los estudiantes su historia para que sepan que está bien si a veces la tarea no es lo primero en sus mentes.


Publicar un comentario en la entrada