lunes, 5 de enero de 2015

Software libre, Educación y despilfarro

Sólo hace falta realizar una pequeña búsqueda en el B.O.E. y/o extenderla al boletín de cualquier comunidad autónoma, para comprobar la de jugosos y sustanciosos contratos que se embolsa Microsoft de las arcas públicas que costeamos entre todos los españoles.

A nuestros políticos se les llena la boca de recortes, restringiéndolos a los servicios públicos y derechos fundamentales, pero no hablan del despilfarro que llevan a cabo en beneficio de una empresa, cuyo máximo representante visitó España para, entre bambalinas, asegurar que su negocio se encontraba a salvo de los recortes y apoyar seguidamente al Gobierno de España en su política de recortes (enlazaría el periódico del país para documentar esto último, pero no lo haré debido a la censura puesta en marcha a partir del 1 de enero de este año).

Por eso, me alegra que la Consejería de Educación de Canarias esté anunciando a los centros educativos que va a dejar de utilizar y pagar las licencias a Microsoft de su suite ofimática de MSOffice.

Alternativas de software libre y/o gratuitas que utilizar como a MSOffice no faltan, comenzando por LibreOffice y siguiendo por Google Drive y Google Apps para Educación.

Cierto es que nos gustaría un paso más hacia el software libre usando Linux, pero por algo se empieza, ahorrando ingentes cantidades de dinero al erario público sin necesidad de recortar en áreas más sensibles.

En fin, que los ciudadanos deberíamos de presionar a los gobiernos para que usen software libre en todas las administraciones.
Publicar un comentario