sábado, 11 de enero de 2014

Decálogo de un buen telediario

  1. Comenzar con un sumario de cinco minutos como mínimo, para así no tener que meter mucho relleno luego. Procurar dar relevancia en dicho sumario a las noticias más morbosas (hay que mantener enganchado al público, desarrollando esas noticias luego lo más tarde posible).
  2. Contactar cada día con el 112: es una inagotable fuente de todo tipo de accidentes, sucesos macabros y hechos rocambolescos (la realidad superará siempre a la ficción). Adornar cada una de estas “noticias” con el mayor número posible de entrevistas a vecinos, cuanto más frikis y peor hablen, mejor.
  3. Tener siempre apostado algún reportero en los juzgados para "informar" de un juicio de algún hecho violento y macabro del que nadie se acuerda y que a pocos importa, ocurrido hace dos o tres años. Si el juicio es por un asesinato muy violento o curioso, ya tiene para tres días mínimo.
  4. La noticia del Señor Presidente. Cada día inaugura, visita, reclama o lo que sea, y tal documento gráfico debe darse a conocer. Este punto no es negociable: “El rincón de Mariano” debe ser sección fija sin discusión. Es opcional que aparezca en más de una noticia, aunque se recomienda que así sea al menos tres días por semana. 
  5. La noticia de los Señores Minisros. Sin tanto rigor como el punto anterior, se permite no utilizar este espacio sólo un día a la semana, a elección voluntaria. Procurar siempre informar sobre sus andanzas tras hablar de nuestro Presidente, realizando así el espectador una relación subliminal entre personajes y cargos, sin darse casi cuenta. 
  6. Breves. Aquí es donde se nombran las noticias realmente importantes y trascendentes para la ciudadanía, pero de soslayo, como “de tapadillo”, sin despertar interés.
  7. Noticias de cualquier sitio que no sea España, breves, y de temas poco importantes. Incluir siempre algo de USA, que queda muy chic, aunque nos importe bien poco..
  8. El tiempo. Siempre es un buen tema para establecer conversaciones.
  9. Deportes. Comienza con la genial actuación de cualquier futbolista que haya conseguido golpear “el esférico”. En la crónica futbolística, utilizar un lenguaje ininteligible plagado de giros, tópicos y patadas a cualquier uso gramatical correcto. El baloncesto se recomienda, aunque no es indispensable. El resto de deportes sólo se tratarán si hay algún accidente o descalabro curioso.
  10. Puede acabar con un resumen visual de todas las noticias del informativo, a modo de puntilla.
Excepción:
Si hubiera incendio o temporal, puede olvidar todas las reglas anteriores, excepto el punto 4 (habrá visita a las zonas afectadas), pues sólo con eso se llenan tres cuartos de hora sin problema.

* Adaptado para España de Decálogo de los informativos canarios de Canarias Bruta


Publicar un comentario en la entrada