Y dije a los guijarros:

- Yo sé que vosotros sois las estrellas que se caen.

Entonces los guijarros se encendieron, y por ese instante brillaron – pudieron brillar…

- como las estrellas.


martes, 5 de marzo de 2013

Layar une códigos QR con Realidad Aumentada

Han lanzado una actualización de Layar, que incluye algunas nuevas funcionalidades que pueden sorprender. Con la nueva v7.2 Layar App para iOS y Android , ahora también puedes escanear y ver el contenido de los códigos QR, pero no de la manera que te podrías imaginar y a la que estás habituado en el uso de códigos Qr.

Cuando lanzaron el Layar Crator de impresión interactiva, algunos decían que habían dado un toque en la línea de flotación de los códigos QR, incluso hubo quienes señalaron que les habían dado la estocada.

No era así, los códigos QR están mejor que nunca por la vinculación con la impresión interactiva y al unir ambas tecnologías en una sola aplicación, proporcionando una mejor experiencia de usuario. Esto es lo que está logrando ahora Layar

Con los códigos QR, Layar primero analiza el contenido y determina lo que es. Entonces, Layar muestra el contenido de RA igual que lo hace con la impresión interactiva. Se trata de usar los códigos QR con un toque RA.

Con un solo toque puedes acceder a un enlace web, ver vídeos, escuchar audio, enviar un correo electrónico o SMS, agregar un evento al calendario y mucho más. Es una mezcla tecnológica verdaderamente atractiva, uniendo la realidad aumentada a los códigos QR.

Un número creciente de personas escanean con la aplicación Layar a diario, y gran parte está intentando escanear códigos QR. Ahora, los usuarios no necesitarán una segunda aplicación para ver contenidos interactivos y contenidos de códigos QR. Layar lo hace todo, convirtiendo cualquier código QR normal en impresión interactiva.

Aquí puedes descargar Layar 7.2 para iOS y Android.

Si quieres terminar de verlo de una manera más clara, puedes ver el vídeo.

* Puedes elegir traducir subtítulos si lo deseas.

Publicar un comentario en la entrada