domingo, 20 de abril de 2014

Y, ¿quién es Laura?

Estoy acostumbrado a que me llamen Laura. Mercedes, @londones me pregunta en un comentario "¿Quién será Laura?"

Ella bien lo sabe, pero le gusta buscarme la lengua. 

Y le voy a contestar a mi manera, con un post que escribí en mi blog personal en el año 2007. Al final puntualizo alguna cosa.

12. "UNA PEQUEÑA INFIDELIDAD"

Sucedió algo que casi me hace arrepentirme de contar esto, pero al final me he decidido a hacerlo. Antes de comenzar recuerda: "Piensa bien y acertarás".

En fin, ahí va.


Reconozco que fue un amor a primera vista. Desde el primer momento en que la vi me cautivó. Desde el primer momento en que me cogió de la mano ya no la pude soltar.

Su sonrisa, sus ganas de vivir, su corazón, sus sentimientos... me cautivaron de tal forma que me fue imposible resistirme.

Era un sin vivir viviendo. Su sonrisa, la que me regalaba cada día, me hacía hasta trabajar con más ganas y con menos esfuerzo.

Era un vivir viviendo. Cuando la dejaba cada día, corría a despedirme dejando su sonrisa y su cariño grabado a fuego en mi corazón.

Tenía una profundidad de sentimientos que pocas personas han llegado a conocer.

Claro que tiene defectos y lo sé. Los conozco y lucho contra ellos, pero tiene unas virtudes, una profundidad de sentimientos y una manera tan cautivadora de transmitirlos para aquellos que son capaces de traspasar la barrera de sus defectos, que rompen toda tu resistencia, te entregas y lo haces, a sabiendas de que no siempre debes hacerlo, y consciente de que debes luchar.

Cuando te abraza, te da tal seguridad y te reconfortan tanto sus golpecitos en la espalda que en vez de protegerla, te sientes protegido a pesar de ser una lucha desigual.

Aún así, siempre trato de no autoengañarme y no renuncio a mejorarla, y trabajo para ello.

Me cautiva hasta por su manera de escribir, me sorprende su profundidad y la forma de expresar sus sentimientos.

Fue un 1 de Diciembre de hace ya algunos años cuando la conocí, y desde entonces, no he podido dejarla.


Es uno de los amores de mi vida.

Mi mujer lo acepta, y yo diría que le agrada.

Y es que, a pesar de sus defectos, a pesar de su tamaño, tiene un corazón de oro, que comparte sus mayores virtudes con sus peores defectos.


Desde que la conozco, la he visto preocupada y pensando siempre en los demás.

Y es que, a pesar de sus equivocaciones, la quiero, estoy enamorado de ella, y estoy dispuesto a luchar por ella con todas las consecuencias.

Laura es su nombre, yo se lo puse, y es, junto con el resto de mi familia, el amor de mi vida, la que me da energías cada día para vivir y para luchar.

Recuerdo como si fuera ayer, el día en que me agarró un dedo en el hospital. Ya no quiso soltarlo. En algún lugar leí, que cuando un hijo le coge el dedo a un padre, ya lo tiene cautivado. Así es.

También tengo presente la imagen de ella en la cuna, cuando al asomarme por las mañanas a ver como estaba, parecía estar esperándome para regalarme una de sus sonrisas. Todavía hoy, al dejarla en el colegio da una carrerita para despedirse de mi cuando me alejo en el coche. Es difícil, después de esto, llegar con mala cara al trabajo.

Mi hija Laura y su hermano Carlos son una de las fuentes principales de mi energía, junto con mi nunca suficientemente valorada mujer, para lo que ella se merece. Merecen mi esfuerzo y mi dedicación, y el levantarme de mis caídas, el luchar contra sus defectos, el guiarlos en el camino no escrito de sus vidas, el ilusionarlos y el enseñarlos a vivir con valores.

Aclaración
Han pasado muchas cosas desde ese 2007 en el que escribí este post, quizás demasiadas. Pero, Laura, mi hija, ya en 3º de la ESO, sigue siendo mi motor, junto a su hermano, mi vida y, como para cualquier padre, fuente de sus preocupaciones.

Este blog no existiría sin ella. Habría otro, pero no éste. Este blog nació del amor de un padre por su hija. Yo había creado un blog para su hermano Carlos y ella pronto comenzó a demandar el suyo. Las circunstancias hicieron que su creación se postergase.

Cuando llegó el momento de poder hacerlo, me sentaba con ella mientras elegía los títulos (el propio nombre del blog fue puesto por ella), los temas, la decoración del blog y muchas de las cosas que en él aparecían.

Laura fue creciendo y como buena nativa digital fue creando sus propios blogs. No se conformaba con uno. Desde pequeña le gustaba leer y escribir. Escritora decía que quería ser. No sé si esa será su profesión, pero escribe una novela en Wattpad que es seguida por más de 2000 personas. El otro día hacía, en colaboración con otra amiga, una entrevista para sus seguidores utilizando Twitcam. Cosas de adolescentes.

Lo cierto es que fue dejando este blog poco a poco mientras iba construyendo sus propias creaciones.

A la par, yo iba colgando en este blog actividades para ella sobre lo que estaba dando en el colegio. Algunos compañeros empezaron a visitar el blog y a pedirme que colgara cosas sobre algún tema en concreto.

Y ese fue el comienzo de la nueva andadura de este blog, que nació para mi hija Laura y que después se abrió para todos aquellos que encontraban algo en él.

Bueno, Mercedes, espero que tu curiosidad haya quedado resuelta.

Gracias a Laura (¡cómo no!) y a todos aquellos que hacen posible este blog de ida y vuelta, que se enriquece con las aportaciones de los amigos, seguidores y visitantes del mismo.


Publicar un comentario en la entrada